Soy Florencia Florio, ex modelo, periodista especializada en moda y estilo. 

Coach ontológico y fashion coach, asesoro a mujeres de todo el mundo para que se vean bien y seguras de sí mismas.

Soy speaker y creadora de encuentros de moda, viajes y fotogenia. Desde mis redes muestro mi día a día.

Milon… o pasaje a la India?

 

Entrar en Milon es como subirse a un omnibus de la India. Especialmente por el tamaño del lugar que es angosto y largo, todos los parroquianos apretujados, comiendo con los codos pegados al cuerpo, colores, luces que parpadean permanentemente y música enloquecedora, pero nada de eso importa, a Milon hay que experimentarlo.  

El menú es baratísimo, 18 dólares que trae una sopa, tres albóndigas de quien sabe qué, y pollo o cordero al curry. Riquísimo. Pedimos por favor que no sea picante pero igual picaba. De postre una mini bocha de helado de mango, refrescante ante semejante ardor. La gente amuchada y sin espacio, pero divertidos, ahi se va a pasarla bien sin muchas pretenciones, es una experiencia diferente.

 En todas las mesas se festejan cumpleaños aunque apuesto que nadie los cumplía, la onda es decir que es tu cumple para que en el postre empiece a sonar un Happy Birthay en indio y ese momento es el climax del lugar. Colosal!! También se puede llevar la bebida y no cobran descorche. No tienen tarjeta, solo manejan cash. Podés llamar para reservar y hacen ver que te anotan, pero es todo mentira, al llegar no tienen idea de quien sos.  En el east Village, googlealo.

Pareciera que el lugar es enorme, pero NO. Es un efecto que logran con las luces y espejos en las paredes.

 

blogger-image-1558403263.jpg

blogger-image-639719363.jpg

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.